6 sept. 2011

Our way.

Hace aproximadamente un mes, empecé a darme cuenta de las cosas, cosas que se cruzan, o simplemente personas y pensamientos. No sé, yo en este tipo de cosas estoy algo perdido, indeciso... Simplemente quiero que alguien me entienda, que me comprenda, porque claro que duele, pero las cosas cambian, y así es la vida, es un conjunto de sucesos que van a cambiar en cualquier momento, cuando menos lo esperes.
La vida es como un tren. De pequeños, al mismo nacer, nos montamos en él. Al principio vamos despacio, mirando y examinando el paisaje, intentando aprender todo lo que vemos y oímos. Nos vamos haciendo mayores, y cada vez el paisaje nos parece más apasionante: como una selva del amazonas. Nos queremos perder en ella, y vivir la vida, como Mogli. Luego entramos en la adolescencia, y creemos que los paisajes siempre son iguales, y nos aburrimos. Entonces, nos damos cuenta que eso no es así, que hay personas que te quieren como eres, pero que aún así, necesitamos un cambio en nuestra vida. Necesitamos encontrar esa chispa que nos falta para que el tren vaya lo más rápido posible. En ese momento, la encontramos. Esa chispa se llama amor. Por fin lo hemos encontrado. Ya podemos proseguir con nuestro viaje. Nuestro tren va a toda máquina, y eso nos encanta. Llega un punto, en el que el trabajo ya no es lo importante, ahora lo más importante es la familia. Nuestros hijos, que vemos que empiezan a montarse en el tren, y nuestra pareja, a la que queremos con locura y que nos hizo cambiar nuestra dirección. Nos vamos haciendo viejos. Dejamos el trabajo, nuestro tren ya no va tan rápido como antes. Nuestros hijos ya tienen un rumbo fijo hacia lo más alto. Llevamos muchos kilómetros recorridos, y tenemos mucha experiencia, la cual le hemos enseñado a nuestros hijos. Llega un momento en el que nuestro tren se para, deja de echar humo y nosotros vemos la luz del túnel en el que estamos. Nos despedimos tranquilos, con una enorme sonrisa, porque sabemos que todo a nuestro alrededor va a seguir igual que estaba y que muchos seguirán nuestro ejemplo de vida. Fin del trayecto. :)